El asesinato de un gigante del fútbol español: no es un mito

Al derrotar al Real Madrid en la Copa del Rey el miércoles, Alcoyano hizo honor a una reputación pasada que vio su nombre entrar en el folclore español como un sinónimo de espíritu de lucha y la capacidad de superar las adversidades.

Los semiprofesionales de la tercera división rara vez han tenido mucho que gritar, pero su reconocida capacidad para soportar el sufrimiento y la humillación llevó a la acuñación de la frase

Tienes más espíritu que Alcoyano” que se sigue escuchando en las conversaciones cotidianas, incluso cuando no se habla de fútbol.

Según el periodista español Alfredo Relano, la frase se convirtió en parte del lenguaje cotidiano después de que el equipo perdiera un partido por 7-1 en 1944 y se enfadara con el árbitro por no jugar el tiempo añadido ya que pensaban que todavía podían dar la vuelta al partido.
Citado en el periódico El País, entonces el entrenador Ramón Balaguer explicó: “Perdíamos 5-4 o 4-3, siempre atacábamos, incluso cuando perdíamos 4-0, siempre jugábamos con mucho espíritu. Todos los espectadores nos calentaban, porque nunca nos dábamos por vencidos”.

Con la atención puesta en ellos contra el club más exitoso de Europa, el Alcoyano estuvo realmente a la altura de su reputación, superando un gol tempranero de Eder Militao del Real para forzar la prórroga, antes de conseguir el gol de la victoria tras quedar reducido a 10 hombres.

“¿Quieres saber lo que significa el espíritu de Alcoyano? No busques más”, dijo el entrenador Vicente Parras.

“Realmente creíamos que podíamos ganar incluso después de la expulsión. Se hablará de esto durante los próximos 20 años, la gente recordará que sólo con el espíritu, un equipo logró noquear al Real Madrid.”

El espíritu de nunca morir del club se resume en el guardameta José Juan, de 41 años, que ha tenido una larga carrera pero sólo ha vivido 37 minutos de fútbol de la Liga.
“Todavía estoy en shock”, dijo.

“Este es un premio a mi carrera. Soy un sirviente del fútbol.”

La victoria también proporcionó una rara alegría a la ciudad de Alcoy, que tiene la tasa más alta de infecciones de coronavirus del país por habitante, con 2.407 casos por cada 100.000 habitantes en el último recuento.

Las restricciones locales significaban que los bares estaban cerrados y no se permitía a los aficionados entrar en el estadio, pero se veía a pequeños grupos de personas apiñadas en los balcones cercanos mirando al estadio para ver el partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *